Buenas noches. Viernes, 22 de septiembre de 2017
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

27.03.2014 - La Rioja avanza hacia el parto natural

El 38% de las parturientas de la región ha elegido la postura para dar a luz frente al 13% de las españolas

Cada año la unidad de partos del Hospital San Pedro de Logroño atiende una media de 3.300 partos. Dar a luz ya no es lo que era. Hasta hace no demasiados años la madre llegaba y se 'entregaba' a los profesionales que gestionan el paritorio hasta que recibía a su bebé. Ahora, es distinto. El parto también genera debate, posiciones enfrentadas y movimientos a favor y en contra de determinadas actuaciones, posiciones, intervenciones. Y en ese escenario cada vez son más las parturientas que fijan sus preferencias, que diseñan cómo quieren dar a luz. Un deseo que muchas veces se queda en eso, en un deseo. «El parto cambia minuto a minuto», explica Blanca Esther Hernández, supervisora de la unidad de partos del San Pedro.

Si reducimos a dos grandes categorías las opciones de parto nos encontraríamos por un lado el 'instrumental', aquel en el que es necesario intervenir (fórceps, cesárea, etc.) y, por otro, el natural, o parto normal o de baja intervención, como prefieren definirlo desde asociaciones como El Parto es Nuestro, dice Diana Montero, su coordinadora. Parto natural, dice la Federación de Asociaciones de Matronas de España, es aquel en el que «su inicio es espontáneo, se desarrolla y termina sin complicaciones, culmina con el nacimiento y no implica más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo».

 

 

 

«Es el más sugestivo», dice Hernández, aunque añade que «no siempre la naturaleza es perfecta. Todos queremos que vaya como la seda, pero no siempre es así». Esa opción del parto menos intervenido es cada vez más solicitada por las embarazadas riojanas y, según la Consejería de Salud, se han reducido episiotomías y el uso de fórceps al tiempo que fomenta partos vaginales tras cesáreas.

Montero defiende que «muchas de las intervenciones se llevan a cabo por rutina y en ocasiones pueden provocar complicaciones». Es, explica, el hecho de que al entrar a dar a luz «te den oxitocina, te pongan una vía, corten la vagina y saquen al bebé. No tiene por que ser necesariamente así. Hay un exceso de intervención». De igual manera, la epidural, «siendo un gran avance», no puede ser «café para todos» ya que evita otros procedimientos que facilitan el parto.

Epidural, una opción materna

Frente a esa posición que defienden en El Parto es Nuestro, desde el servicio de partos del San Pedro, Hernández insiste en que, si no hay complicaciones, no se interviene y que, en todo caso, la epidural es una opción materna (el 85% de las parturientas riojanas la solicita). Eso sí, «no se pone en riesgo nada. Hay un ginecólogo 24 horas para actuar si es necesario». Además defiende que un parto es «un trabajo en equipo», que «hay muchas cosas a tener en cuenta y a respetar por las dos partes» y que «hay que ser conscientes de que el niño no puede decir si está bien o no. Buscamos un niño sano».

Las estadísticas (a nivel nacional) dicen que «cada vez más mujeres rellenan el plan de parto y solicitan un parto de mínima intervención», asegura Diana Montero. En La Rioja ese plan es presentado por el 2% de las parturientas. Se trata de un documento de expectativas de cómo se va a desarrollar el alumbramiento que, para Hernández, «está en controversia» ya que los profesionales no se pueden comprometer. «El parto evoluciona y cambia minuto a minuto. Aceptamos sus normas, pero esto se tropieza en un momento dado y todo lo esperado se viene abajo».

Ese documento es una de las vías para que la madre elija por una posición de parto, algo que hacen el 38% de las riojanas (13% en España). El Hospital San Pedro también ha ampliado las posiciones que ofrece a las madres. La tradicional -la litotómica- sigue siendo mayoritaria, pero «se puede dar a luz sentada, en decúbito lateral y en posición vertical», dice Hernández, que explica que los recursos son amplios: «Tenemos telemetría para escuchar al niño, neuroestimuladores para disminuir el dolor, pelotas de pilates para movilizar la pelvis, una ducha...».

En esa 'pelea' en busca de un parto netamente natural, son muchos los grupos que defienden el parto doméstico, a la antigua usanza. Es una opción muy minoritaria, casi exótica. De los 33.800 partos que ha habido en La Rioja en 10 años, 60 fueron domésticos. Blanca Esther Hernández prefiere no opinar «por coherencia», pero recuerda que «el parto cambia minuto a minuto. Diana Montero, por su parte, explica que ellas no defienden un único parto «sino que la madre tenga información para elegir». Dar a luz en casa es un proceso que corre a cargo de los padres, que contratan una matrona que estará a su disposición a partir de la semana 37 y que asistirá al parto como uno más. También hay exigencias: la básica, no estar a más de 10 minutos de un hospital y tener coche.

Quizá es la opción más natural y la que tratan de replicar los hospitales públicos, pero no siempre es la más segura. En el 2012 la australiana Caroline Lovell, la mayor defensora de los partos en casa, falleció mientras daba a luz a su hija.

 



www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative