Buenas tardes. Lunes, 11 de diciembre de 2017
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

23.03.2014 - Luces de oración en la abadía

Nueve monjas de clausura de la orden del Císter habitan hoy el monasterio de Cañas

La abadía es el único monasterio riojano ocupado por la misma orden y de forma ininterrumpida desde su fundación en 1170

Cañas es el único monasterio riojano ocupado por una orden religiosa de forma ininterrumpida desde su fundación en 1170. Las monjas de la orden del Císter siguen custodiando la abadía de las luces, en clausura, en silencio, ofreciendo su vida a Dios con la oración y el trabajo. Nueve monjas y un padre guardián mantienen hoy una de las joyas más singulares y características del arte y de la historia de La Rioja.

Corría el año 1169 cuando Díaz de Haro I, Lope, Señor de Vizcaya (1105-1170) y su esposa doña Aldonza donaron al Císter el monasterio de Hayuela, en Santo Domingo de la Calzada. Un año después (1170) donaba el mismo monasterio a las villas de Cañas y Canillas. ¿Las razones? El traslado de Santo Domingo a Cañas «por las molestias y pesadumbres como a las señoras religiosas tienen en aquel lugar de Hayuela, y para que en este lugar de Cañas estén mejor y más defendidas».

Fue un acierto alejarlas de un terreno de frontera, por las luchas entre los reinos de Castilla, Navarra, Aragón y un Camino plagado de bandidos y mercenarios. Y desde entonces están ahí, antes como Santa María de Cañas y siglos después como Santa María de San Salvador.

Ora y labora. Oración y trabajo. La abadía de Cañas sigue siendo hoy un refugio de espiritualidad y de oración, de vida contemplativa. La luminosidad es una de las características del lugar pero también de quienes habitan hoy el monasterio cumpliendo con rigor estricto la clausura y los mandamientos de la misma.

Esther Germán, la abadesa de Cañas, dirige hoy la comunidad religiosa. Nueve religiosas, todas españolas de entre 47 y 88 años. Y entre ellas, curiosamente, tres riojanas, dos de Cañas y Canillas y una tercera de Préjano. El entorno más próximo ha aportado siempre religiosas a la abadía, antes y ahora, «pese a la crisis de vocaciones que hay ahora», recuerda la religiosa.

La abadesa, una mujer joven que irradia bondad, con una sonrisa fácil y de conversación fluida, llegó a Cañas en 1983. «Entonces éramos 20. Y sí, era un poco alboroto, porque en el 'recreo' nos quitábamos la palabra unas a otras...».

¿El recreo? La Regla de San Benito es rigurosa y sencilla con la obra y hasta con la palabra. Espiritualidad, paz, oración, lectura de la palabra de Dios y silencio. Silencio hasta para comunicarse en el trato de lo cotidiano y economizando hasta lo más básico de la comunicación.

La vida en la abadía comienza a las 5.45 horas. «Vamos siete veces al coro a rezar. A las 7.15, desayuno. Media hora después hay lectura de la palabra de Dios. Cada una elige lo que más le apetece de la Biblia. A las 8.30 celebramos la Eucaristía, una hora integrada en las Laudes. A las 9.30 tenemos una oración personal con media hora juntas, en silencio y en la capilla. A las 10 es la hora tercia y ofrecemos el trabajo del día Dios...».

Toda la jornada, todos los días, se mantienen las reglas. A las 13.15 se celebra la hora sexta, un momento para la oración y el examen de conciencia. Y el Ángelus. Hasta la comida se realiza en silencio y con lectura de las Sagradas Escrituras o «comentarios a algún artículo interesante que haya aparecido...», comenta la abadesa.

La actividad se reanuda a las 15.30. Pero a las 16.15 tienen una hora «fraterna y de recreo» y pueden hablar y compartirlo todo antes de iniciar el trabajo de la tarde hasta la hora mayor. ¿Trabajo? «Sí. Tenemos que mantener la casa, comentaba la abadesa. La abadía es muy cómoda pero hay que mantenerla. Realizamos algunas actividades para el mantenimiento antes de la hora mayor, con media hora de oración antes de ir a cenar a las 19.30...». La jornada es larga. Acaba a las 21 horas con el retiro. Cañas es hoy, todavía, un lugar de oración, silencio, espiritualidad y entrega desde una vida de contemplación.

Bendita la fe de los que creen.

 



www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative