Buenas tardes. Miércoles, 18 de octubre de 2017
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

12.08.2013 - Un año lluvioso que apaga la sed riojana

Desde enero, con un envío de 12.000 litros a Zenzano, los camiones de transporte de agua potable del Ejecutivo regional no han vuelto a salir a la carretera

La Rioja nada en la abundancia hídrica. De la cruz meteorológica con la que tuvo que convivir la región 12 meses atrás, a la sonriente cara actual gracias a uno de los años más lluviosos de los que existe constancia estadística en la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Los acuíferos riojanos discurren con una alegría perdida en los últimos años; de los caños de las fuentes públicas mana el agua con una generosidad casi olvidada en muchos municipios de la región; ríos y riachuelos, con sus caudales a rebosar, han recuperado antiguas cascadas y dibujan desde hace ya unos meses su mejor estampa; los embalses de la comunidad tiene sus arcas a rebosar... Diez meses consecutivos de lluvias (lo que llevamos consumido del año hidrológico en curso) han apagado la sed riojana.

El 40% más de lluvia

El año hidrológico actual (de octubre a septiembre) es ya, a falta de dos meses para su conclusión, uno de los más lluviosos de la historia en la comunidad riojana. Así, en sus diez meses de 'vida' acumula unas precipitaciones de 569,1 litros por metro cuadrado, según confirman a Diario LA RIOJA en fuentes de la estación meteorológica de la AEMET en la base de Agoncillo, casi el 40% más que la media histórica para ese mismo periodo, fijada en 350 litros por metro cuadrado. Más aún, a falta del casi medio centenar de litros que suelen dejar agosto y septiembre en la región, la lluvia atesorada ya supera en 170 litros los 399 que la historia concede al año hidrológico completo.

Con medio centenar de litros en noviembre, enero, abril, mayo y con 63,9 en junio, los meses más generosos fueron octubre (80,9 litros, 50 más que su media histórica) y sobre todo febrero (80 frente a los 23 tradicionales) y marzo (102 frente a los 26 de media), que han superado todos los récords estadísticos sobre esos meses recopilados por la AEMET desde el año 1971.

Cinco meses sin salir

La mejor prueba, además de los registros de la AEMET, se puede leer en los cuentakilómetros casi a cero que lucen los camiones cisterna destinados al transporte de agua potable que, frente a la frenética actividad de pasados veranos, reposan desde enero al abrigo de las instalaciones del parque móvil de la Consejería de Obras, Política Local y Territorial del Gobierno de La Rioja.

Con el trabajo hecho por la naturaleza, en los registros de la consejería que encabeza Antonino Burgos sólo figura un viaje, a primeros de año, hasta Zenzano para transportar hasta la pequeña aldea cercana al municipio de Lagunilla del Jubera 12.000 litros de agua potable.

No ha habido más visitas, algo inconcebible durante la última década en la pequeña localidad serrana, habitada por una treintena de personas, donde la llegada de las cisternas formaba ya parte de la rutina de sus vecinos, acostumbrados a afrontar buena parte del año con la sequía del manantial del que depende su suministro.

Así ocurrió el pasado año, 2012, cuando Zenzano recibió 277.500 litros de agua potable, 95.000 de ellos antes de expirar los primeros seis meses o un año antes, en el 2011, cuando la necesidad fue casi idéntica y los camiones depositaron en la aldea más de 263.500 litros del preciado líquido.

57 millones de litros

Pero la nómina de clientes del servicio de transporte de agua potable del parque móvil de Obras Públicas, que cuenta para su misión con un camión nodriza con capacidad para 12.000 litros y dos cabezas tractoras con cisternas preparadas para el traslado de 17.500 y 25.000 litros, ha contado con otros asiduos demandantes: Treviana, Villaseca, Galbárruli, Cellorigo... Sólo desde el año 2000 el servicio de transporte de agua potable ha repartido entre los municipios riojanos más de 57 millones de litros.

Por no remontarnos más allá, la inactividad de este año es aún más llamativa si se compara con el 2011, año que hasta ahora podía presumir de haber sido el ejercicio con menos litros enviados, 707.500; y mucho más aún si la estadística se cruza con la del 2012, que se cerró con más de 5,4 millones de litros transportados en un total de 297 viajes a una docena de destinos. El pasado año fue inusual debido a que, a las necesidades hídricas provocadas por la sequía, se sumaron varias averías en algunos municipios importantes que causaron considerables problemas de abastecimiento en dichas poblaciones, como Corera, que recibió 2,6 millones de litros; Munilla, con 1,1; o Galbárruli, con 516.500 litros. Solo estos tres destinos asumieron el 80% del total de agua potable transportada.

Al margen de pasados ejercicios excepcionales, 'marcados' por viejos problemas provocados por algunas deficientes redes de abastecimiento, como el año 2000, con 8,3 millones de litros enviados a los municipios de La Rioja; el 2001, con el récord de 18,3; el 2002, con 9,5; y el 2005, con 6,3 millones de litros, la media más habitual más reciente ha rondado el millón de litros. Así ocurrió, por ejemplo, en el 2008, con 1.808.500 litros en 90 viajes; y en el 2009, con 1.074.500 litros en 74 transportes.

 



www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative