Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

10.02.2013 - Una marea de imaginación en el Carnaval

Miles de riojanos derrocharon simpatía en los multitudinarios desfiles de Carnaval, aunque en Calahorra se vivió algún momento de tensión por la acumulación de gente

Los niños, como es habitual, fueron los que más gozaron. No perdían ripio, siguiendo la pista a unos cubos de Rubik, a unos euros despistados (y eso que estamos en crisis) y a decenas de esquimales y pinguinos llegados de otras latitudes. Y tiraban de la manga del abrigo a sus madres para que no los llevaran a casa una vez que se desveló el nombre de los ganadores de la comitiva en El Espolón.
Los mayores tuvieron más oportunidades de echarle guasa a la jornada. A primera hora de la noche, a ritmo de charanga por el Casco Antiguo y hasta altas horas de la madrugada, por los bares de la Mayor.
En Calahorra el desfile de Carnaval contó con muy buena participación de público. De hecho, se pudieron ver disfrazadas a muchas cuadrillas. El desfile se desarrolló con normalidad, aunque se vivieron momentos de tensión en la concentración de disfraces infantiles que albergó el Pabellón Europa, puesto que se generó cierto peligro por la gran cantidad de personas que acudió al recinto. Para evitar cualquier incidente fue necesaria la intervención de la Policía, que llegó a prohibir la entrada de más público.
Los vecinos de Arnedo se abrigaron bien para acompañar al desfile de máscaras desde la Puerta Munillo hasta el frontón corto, atravesando todo el casco urbano. En este último espacio tuvo lugar el concurso de atuendos, donde abundó la originalidad tanto en las propuestas que se presentaron a nivel individual, como por parejas y de colectivos.
Alfaro prefirió celebrar esta fiesta a cubierto. El pabellón del colegio Ezequiel Moreno estuvo de lo más concurrido, ya que nadie quiso faltar a un baile con un marcado carácter familiar. En Haro, mayores y pequeños le echaron mucha imaginación para participar de la magia del Carnaval. Grandes cuadrillas apostaron por la creatividad para crear un universo de hadas, y otros apostaron por los clásicos o por emular a la banda de música. El desfile empezó en la Vega y terminó en la plaza de la Paz, donde se entregaron los premios. En Los Agustinos, se celebró la segunda noche del Carnaval del Vino ambientada en el Romanticismo.
El intenso frío no fue un obstáculo en Nájera para que pequeños y mayores participaran, desde las 17.30 horas, en los actos del Carnaval que habían organizado las Asociaciones de Madres y Padres. Un desfile desde los barrios altos, con la colaboración de la Peña Juventud, llevó a los najerinos hasta la plaza de España, donde se había organizado una disco móvil y una degustación de panceta asada. Sobre las 20 horas se llevó a cabo el concurso de disfraces en el que se repartieron 100 euros, un jamón y un estuche de vino.
La plaza de la Alameda de Santo Domingo de la Calzada acogió una concentración de disfraces animada por la charanga. La peña El Salero recompensó tanto ingenio repartiendo pastas, caramelos y moscatel. Luego los más variados personajes desfilaron por las calles y, finalmente, se sometieron al examen del jurado que eligió a los mejores.
En Cervera el desfile infantil comenzó a las 17.30 y el de adultos, a las 19 horas. Hubo chocolatada y bingo en la plaza de los Árboles. Resaltaron los disfraces de cuadrillas -muchas muy numerosas y compuestas por adultos y niños-; también hubo en el desfile de adultos carrozas como la de la casa de Heidi, la granja de playmovil e incluso un barco vikingo, un parchís con tablero incluido y un sinfín de trajes que muestran la imaginación y el arraigo que tiene esta fiesta en Cervera.
En el desfile tradicional de Cornago se pudieron ver los disfraces típicos de antaño de varias localidades riojanas y de otros lugares de España. También se recuperaron este año los trajes de Cornago: los de los boteros y las percalinas (los que las llevaban tiznaban la cara de los vecinos de negro). Tras un pase en la plaza del Ayuntamiento, hubo recorrido por el pueblo.
Es el día de hacer realidad lo imposible. De transformarse en un ser de otro tiempo o en cualquier personaje de nuestros sueños, de acaparar fantásticas capacidades o de mandar al olvido la crisis con sólo plantarse una peluca y estirar la sonrisa. Es la magia del Carnaval, que ayer inundó las calles de los principales municipios de La Rioja.
Logroño no escapó al hechizo y la meteorología contribuyó a ello. La lluvia de la manaña dejó paso a una tarde fría, pero a salvo de precipitaciones, que invitó a que muchos salieran a admirar ese derroche de imaginación. Más de 1.100 personas, repartidas en 14 comparsas, 2 carrozas y 4 grupos, animaron el desfile logroñés, que salió de Rodríguez Paterna a eso de las siete de la tarde para vestir de colorido el centro capitalino. El recorrido en la práctica se convirtió en una especie de homenaje al desaparecido Miliki, ya que un par de comparsas coincidieron en recordarle y multitud de logroñeses corearon a su paso las canciones del mítico payaso de la tele.
 


www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative