Buenas tardes. Lunes, 21 de agosto de 2017
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

19.09.2012 - Con la fiesta a cuestas

Entre las imponentes figuras de 70 kilos de peso, 'revolotean' con sus garrotes payasos, Popeye, Dumbo y Demonio, el preferido de los niños

Una legión de peques y mayores desfila cada día con los gigantes y cabezudos
Su carga es pesada, pero la llevan a gusto. Cada mañana los integrantes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Logroño llevan sobre sus hombros cientos de kilos de ilusión y colorido durante la maratoniana procesión que recorre durante más de tres horas las principales calles de la capital riojana. Tras ella, una legión de fieles de todas las edades, grandes y chicos.
Ayer, tras partir desde la plaza de toros y recorrer Doce Ligero, la plaza del Ayuntamiento, avenida de la Paz, Portales y la plaza del Mercado, la comitiva, encabezada por el dragoncito y el Rey Baltasar, ingresaba a las 12.00 horas en el Espolón. Tras ellos, desfilaban en orden, con sus cabezas junto a los balcones de los primeros pisos de Marqués de Vallejo, las imponentes figuras del General Espartero, Duquesa de la Victoria, Mateo Sagasta, Marqués de la Ensenada, el Riojano (Serafín Abeitua), la Riojana (Nieves Sáinz de Aja), el Alcalde y la Alcaldesa.
Armados y 'peligrosos'
Alrededor de ellos, armados con sus garrotes y cachiporras, 'revoloteaban' varios cabezudos: Clown, Payaso, Popeye, Torero, Dumbo o el gamberro y temido Demonio, pese a todo, el preferido de los peques.
Víctor, agarrado con fuerza a la mano de Dolores, le mira con una sonrisa nerviosa con la esperanza de que no se acerque más. «Abuela, que viene», le avisa con gesto alarmado. «¿Quieres que nos vayamos?», pregunta ésta, comprensiva. «Sí», responde de inmediato el pequeño mientras echa a andar de la mano de su 'yaya' con rápidas y continuas miradas a la figura diablesca. Muy cerquita, Laura, con un gracioso 'quiqui' en la parte derecha de la cabeza, tampoco se acaba de fiar de él y vigila de reojo mientras posa sonriente para su foto con Dumbo.
Ya en el Espolón logroñés, tras un leve descanso para recuperar fuerzas, los sones de la Escuela de Dulzainas ponen de nuevo en marcha las danzas y giros de las grandiosas figuras. «Con los gigantes van siempre dos portadores que se dan relevos, porque es demasiado peso para aguantar un recorrido de más de tres horas. La figura de la Duquesa de la Victoria, por ejemplo, pesa casi 70 kilos, mientras que un cabezudo, como mucho, son 17 o 18, aunque su problema es el calor por el reducido espacio del interior», resume Roberto Ruiz, presidente de la asociación, mientras sonríe al pasar Demonio junto a él haciendo de las suyas. «A mí me da algo de miedo, pero es el que más me gusta», dice segura Daniela. «A nosotros también», rematan Diego, Paula y Sergio.
 


www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative