Buenos días. Viernes, 16 de noviembre de 2018
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

28.09.2007 - Un octubre cálido tomará el relevo al verano más fresco y seco de los últimos tiempos

Julio y agosto registraron temperaturas por debajo de la media y llovió cuatro veces menos de lo habitual Los meteorólogos prevén temperaturas por encima de los 25 grados durante la primera parte del otoño

El verano que acaba de terminar ha sido uno de los más suaves de los últimos años en La Rioja, con temperaturas por debajo de lo habitual tanto en julio como en agosto. Como si los fenómenos atmosféricos entendieran la ley de la compensación, el próximo mes de octubre será cálido, en especial la primera quincena, cuando los termómetros superarán los 25 grados, según indicaron a este periódico expertos en Meteorología del Grupo Vocento.

Lo que no variará en este principio de otoño será el ambiente seco, prolongando así la situación de un verano en el que el volumen de las precipitaciones ha sido cuatro veces menor que la media. Las tormentas aisladas que vivieron ayer algunas localidades riojanas y las bajas temperaturas registradas por la mañana no deben llevar a engaño, advierten los expertos: el viento caliente del sur será el dominante durante buena parte de octubre, y las precipitaciones, muy escasas.

Los datos facilitados a Diario LA RIOJA desde la estación meteorológica de Agoncillo indican que la temperatura media de agosto fue de 21,4 grados, mientras la media registrada durante los últimos 30 años eleva ese valor hasta los 22,3 grados. De igual forma, los 22,1 grados contabilizados como temperatura media del último mes de julio es una décima menor a la cifra habitual.

Lo inusual del último verano es aún más evidente en el ámbito de las precipitaciones. La cantidad acumulada de lluvia recogida en la estación meteorológica de Agoncillo fue de apenas 2,6 litros por metro cuadrado en julio, cuando la media histórica en este mes es de 31 litros. En agosto se contabilizaron 11,4 litros por metro cuadrado, muy por debajo también de la media de 23 litros que corresponde a este mes. Sumando los valores de julio y agosto de este año sólo se llega a los 14 litros, es decir, casi cuatro veces menos cantidad que la media histórica acumulada de estos dos meses, que es de 54.

No deja de ser curioso que este periodo seco que ha vivido La Rioja haya coincidido con el verano extraordinariamente lluvioso que han sufrido los habitantes de la comunidad vecina del País Vasco, donde agosto dejó inundaciones de cierta gravedad, con carreteras cortadas, desbordamientos de algunos ríos y amarre de flota por el temporal. Eduardo Román, meteorólogo de Vocento, explica esta circunstancia: «Las lluvias se debieron al viento húmedo del norte. Las nubes que se formaban descargaron el agua junto a la costa porque la Cordillera Cantábrica actuó como barrera topográfica. No pudieron pasar de allí, por eso en La Rioja no llovía mientras unos kilómetros más al norte se estaban inundando».