Buenos días. Viernes, 16 de noviembre de 2018
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

10.06.2007 - Fiesta XXL

Los desfiles de gigantes y cabezudos llegados de toda España centran la primera jornada de las celebraciones de San Bernabé

Decenas de habitantes de una ciudad llamada Logroño alcanzaron ayer a tocar el cielo, mientras que otros cuantos desarrollaron unas testas prominentes, desproporcionadas. Entre el resto de la población, estos personajes de cartón-piedra destacaban como los liliputenses al lado de Gulliver. Reyes, negros, chinos, corsarios, personajes populares y figuras mitológicas, en definitiva, que tomaron las calles y las plazas al ritmo de la dulzaina y de los tambores.

 

La ciudad llamada Logroño acogió ayer la segunda Concentración de Gigantes y Cabezudos, una tradición que data de la Edad Media y se ha recuperado con fuerza en España, Portugal, en el conjunto de Europa y en los países de Suramérica. También Logroño cuenta con su comparsa, que este año ha vuelto a ejercer como anfitriona. «Ha sido una gran satisfacción para nosotros», explica el presidente de la entidad logroñesa, Roberto Ruiz.

La concentración de ayer llenó de color la plaza del Ayuntamiento y las calles del centro de la ciudad durante el desfile. Los gigantes y los cabezudos llegaron de Leganés, Irún, Tarragona, Hospitalet de Llobregat, San Vicente dels Horts (Barcelona), Tafalla, Soria... «Las reuniones son un momento estupendo para juntarse con amigos de toda España que comparten una afición tan bonita como ésta», contaba Manuel García, secretario técnico de la Agrupación de Leganés. Moles de hasta 55 kilos de peso y 4 metros y medio de altura que eran soportadas por hombres terrenales.

Precisamente, los 23 giganteros trajeron a Logroño algunas de las figuras más espectaculares. Y con intrahistoria. Por ejemplo, la Dragona Garia, con sus dos hijos, Cronos (que vela por la paz) y Océano (que cuida del medio ambiente). O Jeromín, Juan de Austria, hijo bastardo de Carlos V, que pasó su infancia en este pueblo madrileño. O el marqués de Leganés, fundador de la villa.

En conjunto, destacaba la variedad de las figuras. De Irún llegaron el pescador y la pescadora, la pareja de zíngaros, Don Quijote y Sancho y el casero y la casera. De Tarragona eran los gigantes Jaume y Loreto, que portaba las uvas del Priorato, y la cabezuda Caperucita. Los de Tafalla, con una representación de 30 personas, enseñaron sus
kilikis (cabezudos) de navarrico, abuelo, negritos y ojazos, además de los reyes, chinos y negros gigantes y sus zaldikos (caballitos). Los de Soria, a su Rectógenes (caudillo de Numancia). En conjunto, más de 50 figuras que desfilaron, por la mañana y por la tarde, por la ciudad.

Artesanía y comida

Además de los gigantes y cabezudos, el primer día de las fiestas de San Bernabé sirvió para inaugurar la XXIV Feria Nacional de Cerámica y Alfarería, que congrega en la Glorieta del Doctor Zubía a 41 artesanos de España y del extranjero. Los expositores riojanos son la Escuela de Cerámica de La Rioja, María Asunción Manero (Nalda), Estrella R. Lozano (Villa de Ocón) y José Antonio Fajardo (Navarrete). A la misma hora, en Muro del Carmen, también se abrió el Mercado de Artesanía Agroalimentaria. Antes, la Peña Simpatía ofreció una degustación de gulas. Ya por la noche, la actuación en el teatro Bretón de Florentino Fernández y Josema Yuste con su obra 'Una pareja de miedo', el concierto de Rock Pop de los alumnos de la Escuela Musicalia y el tradicional Reloj de San Bernabé, en el balcón del Ateneo, cerraron la jornada.