Buenos días. Martes, 12 de diciembre de 2017
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

19.06.2006 - Una victoria grande


El CD Logroñés destroza al Universidad de Zaragoza en un gran partido y planta su bandera en la Segunda B
Grande. El Club Deportivo Logroñés estuvo ayer grande. Enorme. Destrozó a un decepcionante Universidad de Zaragoza controlando con sabiduría el partido y soltando estocadas con la pegada de un Tyson. Los blanquirrojos se han ganado, salvo catástrofe imprevisible, estar en la Segunda B del fútbol español. Lo hicieron con una victoria grande, en el mejor partido que se ha visto este año en Las Gaunas.

Lo de ayer fue, en primer lugar, una victoria táctica. Juan Carlos Herrero supo acertar en el mejor momento de la temporada, situando a los suyos con virtuosismo para dejar al Universidad sin nada que hacer en Las Gaunas.

Y eso que el partido empezó con algún escalofrío. El Universidad enseñó enseguida que sabía tocar el balón y que, si se le dejaba, pisaba área con soltura. La cosa era no dejarle. Herrero apostó por darle el mando del equipo a Raúl Llona y el pequeño centrocampista, recién salido de su lesión, le devolvió el favor con creces. Entre él y Maño se bastaron para romper todo lo que los aragoneses intentaban de provecho, y les sobraba gasolina para jugar la bola.

El Universidad, así podía hartarse de tocar en la medular, porque iba a ser para nada; y más si la defensa local olvidaba alguna lagunilla inicial para estar, al final, inmensa.

Quedaba la cosa de marcar goles. Había preocupación, porque en Las Gaunas no estaban ni Aldeondo, ni Jonathan, ni Candelas. Lo mejor del ataque blanquirrojo.

O eso se decía: los presupuestos se habían olvidado de Omar García. Quizá también los del Universidad. Gran error: en el interior izquierdo hay mucho fútbol, y mucha pólvora. La que necesitó en el 35 para cazar una contra con un zurdazo por toda la escuadra. O la que utilizó en el 44 para romper a un lateral blandito y engañar a un portero tontorrón, que le dejó todo el palo corto para él.

En una eliminatoria a dos partidos un 2-0 gusta, pero no sentencia. Hacía falta más. Herrero entendió el partido perfectamente en la segunda parte. Echó a sus futbolistas un pasito atrás, lo justo para ceder al Universidad un control del balón que seguía sin ir a ninguna parte.

Y se puso a tirar contras. Con Omar, reventado, en el banquillo, tocaba la otra banda. Ésa por la que ayer galopaba Fernando Marín, que dejó el lateral derecho para Sola. Su primer gol -regate con la derecha, escuadrazo con la izquierda- fue para enmarcar. El segundo, con todo el tiempo del mundo para colocársela al portero junto al palo, remachó una tarde de gran fútbol para un gran futbolista.

El Logroñés necesitará refrendar lo ayer hecho en Zaragoza, el domingo que viene. Salvo hecatombe, conjunción astral o tsunami en el Ebro el CD estará en Segunda B el año que viene.

Ojalá esta vez sea la definitiva.


www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative