Buenas noches. Jueves, 23 de noviembre de 2017
Casa de la Riojawww.casadelarioja.com
disminuir fuente ampliar fuente

21.07.2005 - CABEZÓN Y LAGUNA DE CAMEROS CUENTAN CON CUATRO NUEVOS YACIMIENTOS DE ICNITAS.

A lo largo de la vida nos gusta ir dejando huella entre los que nos rodean para que nos recuerden y nos tengan en la memoria. Sin embargo, ninguno será capaz de perdurar en la historia tantos millones de años como lo han hecho los dinosaurios.

Nuestra Comunidad es, con cerca de 9.000 huellas, una privilegiada en yacimientos de icnitas de dinosaurios. Ahora mismo, no se saben los límites de huellas con los que La Rioja cuenta, pero lo que sí se sabe a ciencia cierta es que cuatro nuevos yacimientos, en el Camero Viejo, se unen a los 130 ya existentes.

Tres de ellos se encuentran en la localidad de Cabezón de Cameros y el otro en Laguna de Cameros. En cuanto a sus características, el primero de los yacimientos de Cabezón aglutina unas seis huellas de iguanodonte, de unos cincuenta centímetros de largo. El segundo, congrega veinte pisadas de saurópodo y el tercero de la localidad, que es el que presenta un peor estado, reúne unas diez, pertenecientes a un animal carnívoro y a otro herbívoro. El de Laguna cuenta con tres huellas redondeadas.

La antigüedad de los cuatro supera incluso a los de Hornillos, situándose en el Cretácico Inferior, es decir, con más de 110 millones de años. Anteriormente, en estos dos municipios ya se habían encontrado otros dos yacimientos, pero los nuevos certifican el foco de icnitas que tiene el Camero.

Un recurso que se pretende utilizar para impulsar la zona. Por ello, la consejera de Turismo y Medio Ambiente, Aránzazu Vallejo, se desplazó ayer al entorno con dos objetivos: «Hemos querido darlos a conocer por la labor de conservación y divulgación científica y por ese contenido más lúdico del turismo».

Un atractivo que se quiere impulsar de manera que la zona camerana reviva. Para ello, La Rioja está divida en tres valles de dinosaurios: Leza-Jubera, Cidacos y Alhama-Linares. El de Cameros, el Leza-Jubera, está distinguido por un dinosaurio rojo que preside la entrada de las localidades.

«Lo que pretendemos con la señalización es que la gente se anime a hacer un recorrido de naturaleza, donde pueda parar viendo la huellas», apunta Vallejo. Entre las medidas llevadas a cabo, se ha señalizado distintivamente Soto, se han colocado diferentes hitos y se va a seguir adaptando la zona a medida que se trabaje sobre los nuevos yacimientos.

Poco a poco, de la mano de Cabezón y Laguna, con sus nuevos descubrimientos, el Camero Viejo, debe ir 'pisando fuerte' y seguro para potenciar el encanto del turismo de interior. Buen ejemplo ya lo tienen en los dinosaurios que poblaron sus tierras hace mucho tiempo.



www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2006 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative